Detección de cuerpos extraños en alimentos y medicinas con rayos-X

A principios de los años 90s las industrias farmaceuticas y alimenticias empezaron a usar la inspección por rayos X. En un principio lo hicieron para detectar objetos potencialmente nocivos (como por ejemplo vidrio o metal) en sus alimentos y medicinas. Pero luego lo hicieron tambien para proteger a sus marcas de potenciales retiros de productos del mercado (algo que sucede con mayor asiduidad en Argentina).

Por que utilizar tecnología de rayos-X para inspeccionar alimentos, bebidas y medicinas

Las industrias alimenticias y farmaceuticas usan la tecnología de inspección por rayos X para garantizar la seguridad y la calidad de sus productos. La inspección por rayos X brinda niveles excepcionales de detección de acero inoxidable, metales ferrosos y no ferrosos. La tecnología también es muy eficiente para la detección de otros cuerpos extraños como vidrios, piedras, huesos, plásticos de alta densidad y compuestos de goma. Por otro lado, los sistemas de inspección por rayos X también pueden ejecutar simultáneamente una amplia gama de controles de calidad en línea, como la medición de la masa,  el conteo de componentes, la identificación de productos faltantes o dañados, la supervisión de niveles de llenado, la inspección de la integridad del sellado y la detección de envases o productos dañados. 

La mayor velocidad de las líneas y las cada vez más altas expectativas de los consumidores representan mayor presión sobre los fabricantes, que han tenido que adoptar métodos más confiables de inspección de productos. Si bien no hay requisitos legales que exijan el uso de la inspección por rayos X, las directivas como, por ejemplo, Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (HACCP), la Iniciativa Mundial de Seguridad Alimentaria (GFSI), las Buenas Prácticas de Manufactura y las normas ad hoc establecidas por minoristas particulares han depositado en los fabricantes la responsabilidad de establecer programas confiables de inspección de sus productos. 

La incorporación de sistemas de inspección por rayos X en un programa de inspección de productos general de la empresa para garantizar la seguridad y la calidad de los productos ayuda a los fabricantes a cumplir las normativas nacionales e internacionales, la legislación local y las normas establecidas por los minoristas.

Como funciona la inspección por rayos-X

Los rayos X son invisibles. Al igual que las ondas de luz o de radio, son una forma de radiación electromagnética. Debido a que su longitud de onda es corta, los rayos X pueden  atravesar los materiales que son opacos a la luz visible. Sin embargo, no atraviesan todos los materiales con la misma facilidad. La transparencia de un material para los rayos X está generalmente relacionada con su densidad, y por esa razón la inspección por rayos X es especialmente útil en las industrias de alimentos, bebidas y fármacos. Cuanto más denso es el material, menos rayos X lo atraviesan. Los cuerpos extraños ocultos, como el vidrio y el metal, se ven en las inspecciones por rayos X porque absorben más rayos X que el producto que los rodea. 


El software dentro del sistema de rayos X analiza la imagen en escala de grises y la compara con un estándar de aceptación predeterminado. A partir de la comparación, el software acepta o rechaza la imagen. Si la rechaza, el software envía una señal a un sistema de rechazo automático, que retira el producto de la línea de producción.